Una Lista de Control para la RCP y Seguridad en la Piscina


Con la RCP, todo Adulto Puede Contribuir a Salvar Vidas


Pocas actividades son tan agradables y gratificantes como meterse en el agua. No solo es bueno para el cuerpo y la salud, ¡sino que también es muy divertido! La mejor forma de relajarse es saber qué hacer en caso de que algo salga mal. Aprender a realizar la reanimación cardiopulmonar (RCP) le permitirá mantener la calma en una crisis.


Ya sea que disfrute de la playa, de las instalaciones de natación bajo techo o de una piscina privada, la regla de oro es: haga todo lo que pueda para estar más seguro cerca del agua. Aquellos que conozcan los hechos de los accidentes cerca del agua están en la mejor posición para evitarlos.


Para tener confianza y mantenerse tranquilo, debe comprender el nivel de riesgo que supone la piscina.


En Estados Unidos, el ahogamiento es la principal causa de muerte en los niños entre las edades de 1 y 4 años. Lamentablemente, son sobre todo los floridanos los que se convierten en víctimas de accidentes relacionados con el agua. En 2017, Florida tuvo el mayor índice de ahogamiento infantil de la nación, y el 80 % de las víctimas tenían menos de 5 años de edad.


Con dos pasos sencillos, los adultos pueden preocuparse menos. La USA Swimming Foundation explica cómo los cursos formales de natación reducen las probabilidades de ahogamiento infantil en un 88%. Sin embargo, si el niño se encuentra en problemas, saber realizar la reanimación cardiopulmonar (RCP) es una habilidad valiosa.


La naturaleza de la RCP infantil es distinta


Cualquiera que pase mucho tiempo cerca del agua debería estar capacitado y preparado para realizar la RCP. Esto especialmente en el caso de los padres o encargados de niños pequeños que probablemente estén desarrollando aún su confianza cerca del agua. Vale la pena aprender la RCP porque es una habilidad que puede salvar vidas en caso de emergencia.


Es un error común creer que existe una sola forma de RCP para todos. En realidad, hay diferencias entre la reanimación que se efectúa en los adultos y la que se efectúa en los niños de 1 a 8 años de edad. Naturalmente, los niños requieren un método más suave: su cabeza no puede inclinarse mucho hacia atrás debido a la fragilidad de su cuello y vía respiratoria.


En los niños, la RCP es un procedimiento delicado que, si se efectúa antes de tiempo, puede resultar más dañino que beneficioso. Antes de que se realice la RCP, el niño debe estar inconsciente, sin respiración y sin pulso. Al mantenerse concentrado y tranquilo, uno puede hacer las preparaciones adecuadas.


Dónde aprender la RCP


Este blog, y cualquier otro recurso en línea, pretende servir como una guía, y en ningún caso sustituye a un curso real. Muchas instituciones en todo el país ofrecen cursos de RCP, así que se puede consultar con el hospital local, su proveedor de servicios de salud, los servicios de emergencia (bomberos, policía o paramédicos) o un gimnasio.


La Asociación Estadounidense del Corazón y la Cruz Roja Estadounidense también dan información sobre los cursos cercanos. Algunas clases son gratuitas, mientras que otras cobran una cuota. Tenga presente que se puede aprender la RCP en, relativamente, pocas sesiones y el rendimiento de su inversión puede resultar valiosísimo.


Se recomienda repasar las técnicas de RCP periódicamente y renovar su capacitación cada dos años para reforzar los conocimientos y la preparación.


Lista de control para la seguridad de la piscina


Saber realizar la RCP es un buen comienzo para mejorar la seguridad en la piscina. Cuando se trata del agua en sí, existen unos pasos esenciales para volverse más responsable. Cada vez que los niños se encuentren cerca del agua, se debe designar a un adulto para supervisarlos en todo momento.


Es fácil para los adultos apartar la vista, y los accidentes peligrosos pueden ocurrir en un abrir y cerrar de los ojos. Unos segundos pueden marcar la diferencia cuando se trata de salvar vidas, así que siempre asegúrese de que el adulto designado se mantenga alerta.


Rodear la piscina con una cerca equipada con una puerta ayudará a evitar que los niños se metan en el agua sin supervisión. Todas las piscinas tienen un desagüe y otras aperturas que conllevan un riesgo de atrapar a los niños.


Asegúrese de que todos estos orificios estén tapados adecuadamente. Además, siempre debe contar con el equipo de seguridad indicado cerca de la piscina y tener los números telefónicos de los servicios de emergencia en caso de que necesite llamarlos.


Para maximizar la seguridad de su hijo, asegúrese de que sabe nadar! Al ganar confianza en el agua a tierna edad, los niños tendrán mayor capacidad para mantenerse tranquilos y competentes en la piscina.


Recursos adicionales


Es importante recordar que sus habilidades de RCP requerirán práctica y repaso frecuentes. Si quiere leer más, la Asociación Estadounidense del Corazón nos recuerda que las guías en materia de RCP están mejorando constantemente, por lo que nos ofrece este recurso actualizado.


¡Venga a aumentar su confianza con nosotros!


Si lo que busca es un entrenamiento experto y agradable en habilidades en el agua, ¡estamos aquí para ayudarle! Desde 1994, Ocaquatics se dedica a enseñar a las familias a entusiasmarse con la natación, sentirse a gusto cerca del agua y llegar a ser más responsables y seguras. Para conocer más acerca de nosotros o para inscribirse en un curso, no dude en comunicarse con nosotros.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Ocaquatics on Facebook
  • Ocaquatics on Instagram
  • YouTube - White Circle
Dirección Postal:
11101 SW 176th Street
Miami, FL
swiminfo@ocaquatics.com
305.969.SWIM(7946)

 

© 2020 by Ocaquatics Swim School